Guía de Redacción SEO para posicionar tu contenido

Vamos a tratar un tema muy importante si quieres que tu sitio web sea tenido en cuenta por los buscadores: la redacción SEO. Es decir, cómo escribir para que los motores de búsqueda decidan que es buena idea mostrar tu URL en los resultados.
Antes de nada y tecnicismos aparte, debes tener en cuenta una cosa: sí, hay que posicionar tu contenido, pero de nada sirve si una vez el usuario llega a él no le resuelves un problema o cubre una necesidad.

Entonces, ¿cómo hacemos esto al tiempo que posicionamos? Para resolver esta pregunta, vamos a ir viendo paso por paso cómo escribir un buen artículo desde el punto de vista SEO.

 

Palabras clave

Las palabras clave son aquellas por las que los usuarios y potenciales clientes van a buscar en Internet. Por lo tanto, si no las tienes incluida en tu texto SEO, va a ser más difícil posicionarlo. Y digo más difícil porque Google en concreto cada vez trabaja más el SEO semántico, por el cual lo que hace es entender el texto y mostrarlo para consultas relacionadas con el mismo, incluso si no hemos incluido esas palabras clave en concreto.

Por ejemplo, nosotros tenemos un post sobre posicionamiento SEO donde, como puedes ver, aparecemos por todas las variantes habidas y por haber, incluso si no las hemos usado en nuestro texto:

SEO semántico

Por eso se habla cada vez menos de keywords y más de intención de búsqueda. Ambos son un binomio imprescindible del que hablaremos en otro momento. Por el momento, centrémonos en las keywords, ya que tenemos que hacer una distinción importante entre principal y secundarias.

Palabra clave principal y palabras clave secundarias

La palabra clave principal es aquella que determina el tema del post. En este caso, es Redacción SEO. En torno a ella gira todo lo demás y va a ser mayormente la consulta por la que los usuarios lleguen a nuestro artículo.

Mientras que las palabras clave secundarias son aquellas que dan sentido y acompañan a la principal. Sin ellas, el contenido SEO sería pobre y no explotaría todo su potencial. Por ejemplo, en este post, algunas palabras clave secundarias son: meta título, meta descripción, jerarquía de títulos, etc.

TIP: la palabra clave principal debe aparecer siempre en el primer párrafo.

Uso de keywords longtail

Las palabras clave longtails o de “cola larga” son aquellas que contienen más de 2 o 3 palabras. Determinan intenciones de búsqueda o conceptos bastante más concretos que la keyword principal. En este caso, por ejemplo, una keyword longtail sería “consejos SEO para posicionar un contenido”.

Por lo tanto, es importante usarlas a lo largo del texto, pues aunque su volumen de búsqueda sea menor, tienen un alto valor para quienes las están buscando.

Sinónimos de palabras claves

No debemos saturar los contenidos con las mismas palabras clave una y otra vez. Esto es sobre optimizar el texto con una densidad de palabras clave más alta de la recomendada. Y como se ha mencionado antes, Google (y todos los buscadores en general) cada vez trabaja más el SEO semántico. Es decir, el que interpreta las expresiones y la relación que hay entre ellas.

Así que podemos usar tanto contenido SEO, como texto SEO, redacción SEO… el buscador va a entender perfectamente que nos referimos al mismo concepto.

Es por eso que decía al principio que puedes posicionar por palabras clave que no hayas incluido en tu texto, porque Google se lo puede mostrar al usuario si entiende que lo que está buscando es en realidad lo mismo o está relacionado y le puede valer.

 

La URL importa para posicionar

La URL es lo primero que leerá el bot del buscador a la hora de recabar información sobre nuestro contenido. Por eso es importante que el slug que escribamos para ella esté optimizado incluyendo la palabra clave principal. E incluso si se puede y aportan valor, alguna secundarias. Veamos varios ejemplos para este post:

redaccion-seo-para-posicionar
escribe-textos-que-posicionen-en-Google
como-escribir-textos-seo
guia-para-redaccion-seo

Sin embargo, ten cuidado y no te vuelvas loco, terminando con una URL que mide como un párrafo. El límite de caracteres que aconseja Google para una URL es de 2048 caracteres. Puedes contarlos usando herramientas como esta.

 

Las metas y el SEO

El meta título

En este caso, el meta título es importante para captar la atención del usuario y así llevarte el clic cuando te vea en los resultados de las SERP. Al igual que en la URL, aquí es también fundamental que incluyas la palabra clave principal.

Recuerda que para SEO, el título no se recomienda que sea de más de 70 caracteres. De lo contrario, saldrá cortado en los resultados de búsqueda, dando una mala impresión. Y ten en cuenta también que en mobile el título es algo más corto que en PC.

TIP: lo mejor es que tenga entre 58 y 63 caracteres, así no aparecerá cortado en el móvil.

Aquí tienes más info sobre cómo escribir un título SEO efectivo.

La meta descripción

Si bien el título hace el primer impacto, en ocasiones la meta descripción es lo que convence al usuario de entrar en tu sitio web. Por eso es imprescindible que incluyas en ella la palabra clave principal, y por supuesto, palabras clave secundarias, para dejar claro que ahí va a encontrar lo que busca.

Nunca debe superar los 153 caracteres o el usuario no podrá leerla al completo. Esto repercute negativamente, ya que si no puede saber qué va a encontrar al hacer clic, es probable que no lo haga.

Tanto en el meta título del artículo SEO como en la meta descripción, puedes añadir elementos CTR. Seguro que los has visto más de una vez: son esos iconos o emojis que aparecen al lado del título o intercalados con el texto de la meta description.

Un consejo para la redacción SEO es usar iconos que aumenten el CTR

TIP: Siempre comprueba que tanto en el meta título como en la meta description los emojis se vean, porque no todos son aceptados, aunque de primeras pueda parecer que sí.

 

Jerarquía de títulos

La jerarquía de títulos es el índice de tu página, la estructura de tu texto. Con solo verla, el usuario debe saber exactamente qué esperar de tu contenido. Desde un punto de vista SEO, se puede usar la keyword principal o una variante en uno de los títulos. Pero lo que más vas a utilizar para crear la estructura del contenido son las palabras clave secundarias.

Y ojo, que cuando hablamos de jerarquía de títulos no hablamos de poner los títulos en negrita, si no de que el buscador los reconozca como tal. Y para eso hay dos maneras:

  • Si estás maquetando directamente en HTML, escribes en el código H2, H3, etc.
  • Si estás usando un CMS, en su editor de texto hay desplegables que te darán la opción de poner Titular 1, titular 2, titular 3, etc. Que en el código HTML se traduce igualmente como H1, H2, H3…

TIP: dentro del texto SEO no debes usar el H1, este va destinado únicamente al título del post, incluyendo la palabra clave principal.

 

Consejos SEO para posicionar un contenido

Antes de nada, el tip más importante de todos: para escribir un buen contenido SEO, hay tres pasos. Lo primero que tienes que hacer es prepararlo, siguiendo los pasos que te hemos dado en los anteriores apartados.

A continuación, lo que hay que hacer es simplemente escribirlo. Sin reglas, sin preocuparte, simplemente escribe lo que te salga de manera natural, de acuerdo a tus conocimientos de la materia.

Pero muy importante, tanto si tienes mucha o poca experiencia, hay una tercera fase en la redacción SEO, que es revisar y si es necesario, reescribir para optimizar. Y en ella es donde puedes tener en cuenta los siguientes consejos.

Escribir siempre pensando en personas

Esta es la primera regla y es primordial: como se ha dicho antes, Google entiende cada vez mejor los textos. Puede enseñar un texto a un usuario que busca algo similar simplemente porque ha entendido su intención de búsqueda. Y para esto, hay que escribir para personas, no para robots.

Obviamente, eso no quiere decir que no pongamos nuestro granito de arena, de ahí la existencia de este post. Pero que no se te olvide escribir por el gusto de escribir, de enseñar, compartir, comunicar… Si el contenido es bueno, lo demás irá viniendo.

Densidad de palabras clave

Independientemente de que reúnas una lista corta o larga de palabras clave, recuerda una cosa: no debes repetirlas – sobre todo la principal, que es la que más se tiende a usar por desconocimiento – todo el tiempo. Esto de cara al usuario es molesto y el texto le sonará “raro”.

Pero además, si repites las palabras clave más de la cuenta, no tendrás la densidad de palabras clave adecuadas. Te descifro el galimatías: si de cada 100 palabras, has dicho la keyword 10 veces, tienes unas densidad del 10%, cuando nunca se debería pasar del 3%.

Pero esto es algo de lógica, en realidad. Cuando tú hablas con alguien, por ejemplo de una película, no repites todo el rato el título de la misma, a cada frase, ¿verdad? Pues en el caso de las palabras clave y los texto SEO es lo mismo: usa las keywords cuando debes, no todo el rato. No por mucho repetirlas, Google va a pensar que tu texto es mejor. Al contrario.

TIP: puedes comprobar la densidad de tus palabras clave con la extensión SEO Quake.

Para escribir un texto que posicione, cuidado de no sobre optimizar las keywords

Eso sí, no te obsesiones. Lo de la densidad es un indicativo, puedes echar un vistazo por si acaso, para orientarte. Pero más que nada, lo que hay que hacer es no repetir y repetir.

Usar el tono adecuado en la redacción

Si es un contenido para un sitio propio, tú mejor que nadie conocerás el tono. Pero si es para una empresa y tienen un tono corporativo para sus mensajes, tienes que adaptarte a él. También puede suceder en pequeñas e incluso medianas empresas, que no lo tengan definido – sí, hay muchos negocios que no tienen definida una imagen de marca como tal, y mucho menos un tono.

En este caso, está claro que no puedes hablar de la misma manera si haces contenidos SEO para una funeraria que para una tienda de juguetes. O para un blog muy especializado en medicina que para uno de moda. Los términos, el público al que va dirigido, el rigor con el que debes hablar del tema… todo es distinto. Y como tal, se debe transmitir en el tono del texto.

Ante la duda, fíjate en lo que tenían escrito antes, habla siempre con el encargado del contenido para saber si quieren mantener el tono, si quieren algo diferente por algún motivo… ¿Un tono cercano, informal? ¿Un tono austero, más profesional?
Longitud del texto

Este es un tema controvertido. Realmente no se trata tanto de la longitud, si no de la calidad. Hay consultas que se pueden resolver de manera directa y sencilla con un solo párrafo o una sola línea. En ese tipo de contenido no vamos ni a entrar porque no es el objetivo de este post.

El que nos interesa es el contenido que responde a las querys o búsquedas de los usuarios que requieren de respuestas elaboradas – como es este artículo, que quiere ofrecerte una guía sobre la redacción SEO. En este caso, no hay una longitud determinada, pero sería absurdo resolver la query con un solo párrafo. Esto sería considerado por Google como thin content o contenido de baja calidad, y es algo que penaliza desde la actualización de Google Panda, que se lanzó en el año 2011.

Por eso, no se trata de hacer un contenido de X palabras, si no de intentar cubrir todas las necesidades del usuario en tu texto SEO. Y para lograr eso, el texto tendrá que ser más o menos largo.

Nosotros en concreto sí recomendamos una longitud mínima de 500 palabras, por el simple hecho de que así es más fácil que puedas detectar nuevas keyword oportunidad, ya que con el tiempo irán apareciendo palabras relacionadas que puedes incluir en el contenido y enriquecerlo. Tanto de cara al buscador como al usuario.

Crear listas

Crear una lista no es solo una ayuda visual para el usuario, ya que aligera la estructura del texto, si no que para SEO puede ser muy positivo, sobre todo si se trata de una serie de pasos o pautas que responden a una pregunta. ¿Por qué? Porque muchas veces, estas listas de información detallada son las que aparecen en los featured snippets de Google.

Aunque otras muchas veces, se consigue con una buena estructura de títulos, que el propio Google muestra en forma de listado, como en este ejemplo:

Listas en el contenido SEO para salir en los featured snippets

Contenido visual

Sucede lo mismo que con las listas: el contenido visual es una manera de aligerar el texto, sobre todo si es largo. Aunque tampoco hay que meterlas con calzador, solo si el texto realmente lo pide. Se recomienda incluir imágenes propias si es posible, infografías (propias o dando crédito al autor), gráficas, etc. Pero lo dicho, siempre que aporten valor.

Y tú dirás, vale, muy bien, pero a nivel de SEO, ¿qué es lo que aporta el contenido visual? Lo vemos en el siguiente punto.

SEO para imágenes

Las imágenes que usemos en nuestro texto SEO no solo valen para enriquecerlo a nivel visual y que sea más fácil de navegar por nuestro usuario. También podemos aprovecharlas para el bot del buscador principalmente de dos maneras:

  • Nombre de la imagen: nada de que se llame IMAGE0000-1.jpg o similar. Siempre es mejor poner un nombre que la defina, por ejemplo: optimizar-imagen-para-seo.jpg. Importante: no incluir acentos, ni ñ y sin espacios. Siempre con los guiones medios.
  • Texto alternativo: es una opción que se puede poner de manera muy fácil con el CMS que estés usando. En este texto alternativo puedes aprovechar para potenciar palabras clave long tail, ya que puedes incluir una breve frase. Palabras clave secundarias e incluso repetir una sola vez la palabra clave principal.

Si bien estos tips sirven para enriquecer tu texto SEO, también hay que tener en cuenta que poner muchas imágenes mal optimizadas de manera “técnica”, pueden perjudicarlo, porque añadirán mucho peso al contenido. Lo que afectará a la velocidad de carga, que es factor muy importante a la hora de posicionar tu web.

Por eso es importante tener en cuenta:

  • Tamaño de la imagen: fíjate siempre en el tamaño que tiene el ancho de la página o el contenedor de la misma. Lo ideal es que usemos las imágenes del mismo tamaño que el contenedor que las va a mostrar. Si en la página van a estar incluidas en un espacio de 700 px de ancho, que no midan más de esos 700 píxeles, por ejemplo.
  • Peso de la imagen: tan solo con usar las imágenes del tamaño adecuado, ya habremos mejorado su peso. Siempre pesará más una imagen de 2000×3000 px que esa misma imagen con un tamaño de 700x600px. Aun así, incluso esto se puede mejorar. Hay programas que comprimen la imagen, es decir, manteniendo su calidad, hacen que pesen aun menos, como por ejemplo tinyjpg.

Cumpliendo estos 4 puntos, habremos conseguido una buena optimización de imágenes SEO que aportan valor tanto al usuario como al buscador.

Enlazado interno y externo

Este es un punto que muchas veces se descuida. Si bien es lógico que lo primero que hacemos es fijarnos en cómo redactamos el contenido, de cara al SEO es también importante el factor enlaces. Así que no te olvides de ellos, ni de los internos ni de los externos. Vamos a verlos.

Enlaces internos: estamos hablando de que los contenidos estén conectados unos con otros. Si yo por ejemplo considero que hay un post de este blog como es el de Copywriting que es de una temática afín – ya que en este caso se trata de persuadir a quien lee el texto para que realice una determinada acción – y puede aportar algo más al usuario, lo normal es que lo enlace. Además, en el enlazado interno de tu propio blog o tienda, puedes aprovechar para usar un anchor text de keyword exacta, lo cual te ayudará a posicionar por esa palabra clave que uses.

TIP: Intenta siempre que puedas – y tenga lógica – enlazar a los post nuevos desde post antiguos que estén bien posicionados. Con esto conseguirás dos cosas:

  1. pasar autoridad al nuevo contenido
  2. que el bot de Google lo detecte antes

Enlaces externos: si nadie habla de ti, para bien o para mal, difícilmente llegarás a nada. En Internet pasa lo mismo. De hecho, en muchos casos, los primeros resultados de búsqueda son aquellos que tienen una mayor autoridad. Y para tener autoridad, hay que conseguir enlaces desde otras webs hacia tu contenido. Esto es bueno para SEO, porque indica a Google que eres relevante, por lo que te tendrá mejor considerado y por tanto tendrás más oportunidades de posicionar mejor.

Pero cuidado, no se trata de conseguir enlaces desde cualquier web. Asegúrate antes de que no esté penalizada o de que su autoridad no sea menor que la tuya, por ejemplo. Tienen que ser sitios web que te proporcionen enlaces de calidad.

TIP: Para conocer tanto tu autoridad como la de las webs que estés prospectando, puedes usar esta herramienta de hrefs.

De igual manera, si bien es importante conseguir enlaces externos que apunten a nuestro contenido, también es importante que en nuestro artículo incluyamos links externos que estén relacionados con el tema que estemos tratando.

Es lo que Google considera referencias, y es especialmente recomendable si por ejemplo hablas de datos. En ese caso, enlaza a algún estudio que lo corrobore, o al blog de un experto donde pueden seguir informándose sobre ello. De esta manera estás proporcionando al usuario más información sobre el tema, demostrando a Google que conoces el sector, etc.

Actualiza y vuelve a compartir contenidos de hace tiempo

Este es otro punto que muchos redactores de contenido SEO descuidan. No dejes de publicar tus textos en redes sociales cada x tiempo, siempre que sigan siendo relevantes. Y si ya no lo son, mira si puedes actualizarlos para que vuelvan a serlo. A Google le gustan las actualizaciones, porque le indican que ese contenido sigue vivo y por lo tanto, es susceptible de ser mostrado porque seguirá siendo útil.

TIP: siempre que hagas una actualización, utiliza la herramienta de Google Search Console para decírselo a Google a través de la opción “Inspección de URLs”.

Lanza tu nuevo contenido SEO a través del inspeccionador de URLs de Search Console

 

Conclusión

Como puedes ver, tras un contenido SEO hay mucho trabajo. Pero lo que debes tener siempre en mente es que todo ese trabajo para una crear un texto que posicione, no vale para nada si no escribes para personas. Si trabajas bien tu sitio web con una buena estrategia de optimización para buscadores, si trabajas bien tu contenido SEO, tardarás más o menos, pero terminarás posicionando.

Y recuerda que si no tienes tiempo o necesitas ayuda, puedes contactar con nosotros para preguntar sobre nuestro servicio de marketing de contenidos, donde nos encargaremos de todo lo que necesites al respecto.

Si este artículo te ha sido de utilidad, valora con 5 estrellas


Artículos relacionados

  • TOP 10 Plugins SEO para Wordpress10/07/2019 TOP 10 Plugins SEO para Wordpress (0)
    Si estás leyendo este post, es porque tienes un blog, quieres saber cómo se trabaja esto del SEO y has oído que hay SEO plugins para WordPress, o algo así. Y seguro que sabes que esto del […] Posted in Marketing, SEO
  • ¿Qué es un link? Y cómo usarlo en SEO10/06/2020 ¿Qué es un link? Y cómo usarlo en SEO (0)
    Una de las partes más importantes del SEO son los links o enlaces. Tanto los que tenemos en nuestra propia página como los que enlazan a ella. Por eso, es fundamental comprender qué es un […] Posted in SEO
  • Copywriting: Lo que necesitas para atraer al cliente22/05/2019 Copywriting: Lo que necesitas para atraer al cliente (0)
    ¿Quieres conocer la magia de la creación de contenidos? Te contamos todo lo que necesitas saber para entender el Copywriting dentro del SEO. Posted in SEO
  • Cómo crear un Blog profesional de éxito02/10/2019 Cómo crear un Blog profesional de éxito (0)
    Comenzar a crear tu blog no tiene que ser un proceso complicado o costoso, muchas personas empiezan a desarrollar blogs todos los días, pero no tantas lo hacen de forma ordenada y […] Posted in Marketing, Ecommerce, SEO
Beatriz Ruiz

Beatriz Ruiz

Consultora SEO y Redactora de Contenidos en el Dpto de Marketing. Mi formación en Marketing, Publicidad y Diseño me proporciona una visión global del negocio ecommerce, así como todo lo que conlleva un proyecto en Internet: estrategia, trabajo y constancia.

© IDX Engine by Innovadeluxe Diseño y Desarrollo Web, S.L. Todos los derechos reservados