Qué es indexar. Y cómo indexar una página en Google

Indexar es la quimera del SEO, lo que necesita toda página web… O más bien, es casi el primer paso de un largo viaje. Y es que para que Google te posicione, primero te tiene que indexar. Pero entonces, ¿qué es indexar cuando hablamos de Google y SEO?

Indexar: significado

bot de google
La definición exacta de indexar es la siguiente: “A partir de una serie de datos o informaciones, se establece un orden de acuerdo a un criterio común, para de esta manera facilitar su consulta y análisis.”

En este post, está claro que nos referimos a indexar una web en buscadores, donde la definición sigue siendo acertada.

Seguro que ya has oído decir alguna vez que Google es similar a una gran biblioteca. Pero en este caso, tiene una enorme cantidad de libros (había más de 1240 millones de sitios web en el mundo en el año 2018) y los tiene que rastrear continuamente para indexarlos y así incluirlos en su “base de datos” o índice.

Aunque en realidad no son todos, son solo aquellos que el bot del buscador (Googlebot) considera que merecen la pena. Vamos, como una biblioteca: si un libro no es interesante, no lo mete en sus archivos. Y esto lo decide en base a su criterio.

Nota aclaratoria: Googlebot es el robots que Google utiliza para visitar las páginas web y leer su contenido. Es como una arañita, porque va saltando de una página a otra dentro de tu sitio a través de los enlaces internos (o bien si le pones enlaces externos). Y si lo que ven les gusta, lo añaden a la base de datos de Google.

Por lo tanto, qué es indexar para Google se puede resumir en: el bot rastrea todas las páginas que encuentra, decide cuáles son susceptibles de ser incorporadas en su índice, y en caso de que lo haga, es cuando empieza el juego de posicionarlas dentro del mismo. Así que sigamos trabajando este concepto, porque es el primer paso para que nuestros potenciales clientes encuentren nuestra página o tienda online.

Eso sí, no es lo mismo indexar toda una web que una URL o página específica dentro de tu sitio web. Por lo tanto, vamos a diferenciar entre estos dos matices.

 

Cómo indexar una página web en Google

Lo primero, hay que saber diferenciar entre página web y sitio web, porque son dos términos que usamos indistintamente, aunque no sean lo mismo. Tienes una explicación aquí. En general, vamos a usar página web para referirnos a un sitio completo.

Indexar un sitio web en Google

Como hemos dicho, cuando hablamos de indexar una web, en realidad hablamos de la indexación de todo un sitio, ya sea web, ecommerce, blog… Por lo tanto, en realidad hablamos de indexar un sitio en Google. Para ello, el primer paso es usar un sitemap.

Un sitemap es un archivo que contiene todas las URLs que quieres que el buscador rastree, indexe y por tanto, posicione. Es lo primero que va a mirar y a tener en cuenta. Y además tienes una herramienta perfecta para hacérselo llegar: Google Search Console. Es muy sencillo: en el menú de la izquierda verás la opción Sitemap. Si entras en ella, lo primera que aparece es que introduzcas la URL del mismo – que previamente habrás obtenido de tu módulo de sitemap o de YOAST, por ejemplo, si tienes un blog.

Pegas la URL de tu sitemap en Search Console, le das a enviar, y listo. Además, la propia herramienta te dirá si está todo bien o no.

Enviar sitemap para indexar página en Google

Un truco. Si has hecho una web nueva en WordPress, ten cuidado con un error que es más común de lo que parece: acuérdate de poner la página en modo index para que el buscador pueda empezar a rastrearla para indexarla.

Otro consejo: si eres un ecommerce, te interesa tener un blog para poder ir generando contenido y trabajar tu embudo de conversión (contenido relacionado con tu sector y relevante, claro) Y tanto si es un blog propio o de una tienda, se aconseja que al empezar escribas frecuentemente. De esta manera el rastreador de Google estará atento y pasará más veces, sabiendo que siempre tienes algo nuevo.

Indexar una URL en Google

Indexar una URL es mucho más fácil que indexar todo un sitio, y también puedes hacerlo enviando la URL desde Google Search Console (tienes una captura más adelante). Y si tu ecommerce, blog o tienda online ya son conocidos, Google la va a rastrear e indexar en muy poco tiempo.Sobre todo si eres muy relevante en tu sector. ¿Por qué pasa esto?

En la fase de indexación se trata de que el robot del motor de búsqueda llegue a ver esa nueva URL de tu página. Si nadie te conoce, tendrás que esperar a que pase a verla. Pero si eres conocido, tus seguidores enseguida empezarán a poner enlaces a esa nueva URL en sus blogs o redes sociales, por lo que Google puede verla en cualquiera de estos sitios.

Aquí te dejo otro par de TIPs o trucos: en lugar de esperar a que el bot pase, puedes ir a Google Ads y pedir que te de ideas de palabras clave basándose en una URL concreta. Y ahí pones tu URL nueva. O puedes publicarla en agregadores de noticias. En tus propias redes sociales. En webs de comparadores de precios… Todo eso va a mandar al buscador una señal de que esa URL existe, y hará que “vaya a ver”.

 

¿Cuánto tarda Google en indexar?

Cómo funciona Google rastreo, indexación y clasificación
Pregunta capciosa donde las haya. Ya te hemos dejado una pista en el apartado anterior, pero aparte hay más. Vamos a hacer una pequeña lista de qué factores son determinantes a la hora de cuánto tarda Google en indexar, y verás que en realidad muchos ya los hemos ido mencionando:

  • La popularidad de tu sitio web: a mayor número de backlinks, antes la indexará.
  • En caso de que tengas que esperar que el bot pase por tu página, el presupuesto de rastreo que tengas asignado.
  • Los dominios antiguos suelen tener más autoridad, y por lo tanto se rastrean antes (aunque esto no ha sido confirmado por Google, pero casos prácticos así lo indican)
  • Si Google sabe que tienes contenido original y de calidad, estará más “pendiente”.
  • Depende de lo que haga tu competencia. Si son mejores que tú, serán visitados por el robot del buscador (como Googlebot) antes.

 

Además, Google hace el proceso en varias fases, que podemos simplificar de esta manera:

  1. Rastrear: el Googlebot va de sitio en sitio buscando información para “pasársela al jefe”.
  2. Indexar: si le interesa la información, Google la incluye en el índice.
  3. Clasificar: en función de las palabras clave, decide en qué lugar poner la información.
  4. Posicionar: en base a la competencia, estarás más arriba o más abajo en el índice.

No es lanzar una página web, una tienda online o URL y ya está. No se indexa automáticamente. Piensa que cuando buscas algo en Google, le das a una lupa, ¿verdad? Internamente, el buscador hace lo mismo: lo mira todo con lupa y decide.

También es cierto que igual que hay páginas que nos interesa indexar, hay otra que no. Para indicar a Google qué páginas que no deben ser consideradas y evitar que se indexen, se debe utilizar la etiqueta NoIndex. Con ella, como su nombre indica, estamos solicitando que esa URL concreta no aparezca en el índice de Google. Y por lo tanto, que no aparezca en los resultados de búsqueda.

 

Comprobar si tu página web está indexada

Ahora bien, lo normal es que queramos que nuestra web esté indexada en Google en su gran mayoría. Y para saber si lo hemos conseguido, lo podemos comprobar dos maneras. La más sencilla, aunque se argumenta que no la más fiable, es simplemente copiar la URL en concreto en el navegador y delante poner site:

Comprobar la indexación de Google en Search Concole

De esta manera, veremos incluso cómo salimos en el resultado de búsqueda – lo que también es muy útil para comprobar que el metatítulo y la metadescripción se ven bien, no se cortan, etc.

Pero la más recomendada es comprobarlo a través de Google Search Console – que ya has visto que se menciona varias veces, porque es una herramienta bastante importante. Para comprobar si la URL está indexada solo tienes que dar un paso: Desde el menú izquierdo, opción Inspección de URLs y pegar la URL a comprobar:

Comprobar si la URL está indexada en Google

Solicitar indexación de una URL

Como puedes ver en la segunda captura, desde aquí mismo también puedes solicitar la indexación. No solo si has cambiado algo relevante, también si no está indexada.

 

Conclusión

Mayormente, hay que quedarse con la idea de que antes de correr, hay que caminar. No vas a poder posicionar tu página si primero no ha sido rastreada e indexada. Además, en estos primeros dos pasos tienen bastante relevancia los factores técnicos (peso, velocidad de carga, jerarquía de títulos…). Y posteriormente, conseguirás posicionar gracias a los contenidos y los enlaces.

Así que no subestimemos el paso de la indexación, porque es el comienzo de todo el trabajo de un buen posicionamiento SEO.

Si este artículo te ha sido de utilidad, valora con 5 estrellas


Artículos relacionados

Beatriz Ruiz

Beatriz Ruiz

Consultora SEO y Redactora de Contenidos en el Dpto de Marketing. Mi formación en Marketing, Publicidad y Diseño me proporciona una visión global del negocio ecommerce, así como todo lo que conlleva un proyecto en Internet: estrategia, trabajo y constancia.

© IDX Engine by Innovadeluxe Diseño y Desarrollo Web, S.L. Todos los derechos reservados