Marketing emocional para consolidar tu imagen de marca

Algo que nos caracteriza como seres humanos, y nos diferencia de otras especies que viven sobre el planeta, son las emociones. Gracias a ellas somos capaces de las cosas más bellas, pero también de las más terribles tragedias. Sin duda alguna, somos seres ambivalentes que nos movemos con base en nuestros sentimientos.

Conocer ello y saber manejarlo, trasladado al mundo del marketing, puede convertirse en una de las mejores armas para afianzar nuestra marca y crear fidelidad hacia ella. Muchas empresas utilizan el marketing emocional para promocionar sus productos, lo cual actualmente les ofrece grandes resultados.

Por esa razón, si tienes un proyecto y quieres que salga adelante, quizá quiera darle una oportunidad. En el siguiente texto te hablaremos de todo lo que debes saber al respecto.

Marketing de las emociones

Marketing de las emociones

Lo primero que debemos hacer es definir qué es marketing de las emociones, y es que se pueden hacer muchas conjeturas solamente conociendo el término. Pues bien, de lo que se trata esta disciplina es de crear un vínculo afectivo con el usuario, consumidor, cliente actual o futuro; ello con el fin de que las persona sientan la marca como algo suyo, que les pertenece y con la cual se identifique.

No obstante, actualmente dicha labor puede ser algo difícil de realizar, sobre todo si entendemos que los usuarios son cada vez más y más exigentes. El trabajo de branding emocional se convierte, de esta manera, en algo que debemos analizar profundamente para lograr los objetivos que nos planteamos.

La era digital, como en muchas otras cuestiones, ha transformado la manera en que las personas interactúan con sus marcas favoritas, y eso es algo que debemos tener en cuenta cuando queramos adoptar la estrategia de marketing emocional. Los usuarios ahora no son entes pasivos que solamente reciben información, ahora ellos pueden generar debate acerca de lo que les gusta o disgusta, lo cual puede ser de gran ayuda para nuestra marca o contraproducente. Por eso, es crucial que sepamos llegar a ellos, efectivamente, con nuestra estrategia.

Para ellos nos basaremos en emociones básicas: alegría, tristeza, miedo o sorpresa. Estas serán el eje de lo que desarrollaremos más adelante. Muchas personas piensan que crear campañas de marketing emocional debe ser algo supremamente complejo, y aunque en cierta medida lo es, la verdad es que conociendo nuestro objetivo y sabiendo manejar los materiales que existen, resulta relativamente sencillo.

Ten en mente que buscamos levantar pasiones para con nuestra marca. Conquistar al cliente, dejando de lado, aunque parezca paradójico, el vender, adentrarnos en la mente de la persona para que reconozca a nuestra marca como algo imprescindible, ese primer chispazo que aparece en la mente cuando pensamos en algo. Queremos transformarnos y no ser solamente una marca más.

Nuestro consejo es que identifiques tus valores de marca y aprendas cómo transmitirlos. La mayoría de empresas grandes los tienen y los presentan no como cualidades inherentes a cada persona, sino como metas a alcanzar, lo que convierte un valor en un objetivo particular que el cliente alcanzarán de la mano con la marca.

Elementos del marketing emocional

Las personas, sin duda algunas, tomamos decisiones basadas en las emociones. Aunque somos seres racionales, y quisiéramos guiarnos completamente por la racionalidad a la hora de enfrentar una decisión, la verdad otra. Esto no quiere decir que las emociones sean malas, al contrario, a la hora de crear tu personal branding son supremamente importantes. Si sabes administrarlas, podrás crear campañas efectivas. Para ello necesitarás los siguientes elementos:

Autoconocimiento

Si quieres realizar una buena estrategia de marketing emocional, primero que todo debes hacer una autoevaluación. Tendrás, de esta manera, que analizar las características principales de tu negocio, con el fin de saber muy bien lo que podrías ofrecerles a los clientes. Al hacerlo, tendrás un panorama general de tu empresa y te será mucho más sencillo crear una estrategia basada en las emociones.

Manejo de emociones

Las emociones serán, como ya habrás imaginado, el material principal con el cual trabajarás. La virtualidad te presenta una gran cantidad de medios para que puedas interactuar con ellas; por ejemplo, las redes sociales te permitirán interactuar con tus clientes, conocerlos, incrementar el engagement y crear vínculos resistentes y persistentes.

Motivación

Cuando hablamos de motivación relacionados a branding emocional nos referimos a la forma en que presentas la información; por ejemplo, los llamados de atención que utilices deben ser realistas y auténticos. Los consumidores no son agentes pasivos, es algo que hay que entender, y no considerarán opciones que se presenten sin ningún filtro.

De la misma manera, los mensajes que utilizas deben estar bien direccionados, trabaja en la autenticidad de ellos y en la forma de producir la emoción que esperas producir. De lo contrario, puede resultar contraproducente para tu marca.

Empatía

Generar empatía para con tu marca es una de las estrategias de marketing emocional más importantes y que muy pocas empresas utilizan en la actualidad. Cuando logras hacerlo, le demostrarás a tus clientes que aquello que promulgas es por lo que te mueves y no solamente una máscara que te colocas para agradar. La fidelización, de este modo, se convierte en la regla y será mucho más sencillo crear vínculos emocionales.

Pilares del marketing emocional

pilares del marketing emocional

Una vez visto los elementos del marketing emocional que te pueden ayudar a crear un buen personal branding, debemos hablar de los pilares fundamentales en los cuales se sustenta este tipo de estrategias.

La marca

Un marca va mucho más allá del logo o el slogan que podemos adoptar para identificarnos, pues hoy en día se trata de una filosofía de vida. Los consumidores actuales son mucho más complejos que antaño, y buscan identificarse con las marcas que consumen, convirtiéndose estas en una fuente de valores con los cuales puedan identificarse.

Identificar y definir los valores que presentamos ante las personas, además de cuestionar las formas que utilizamos para transmitirlos y los medios para mostrarlos a nuestros clientes. Algo que te recomendamos, y que te ayudará sobremanera a la hora de mejorar tu branding emocional, es definir tres valores y dejar constancia de ellos con cada nueva publicación que hagas. Esto vale para cada formato que vayas a utilizar.

El marketing

El marketing emocional sirve, en definitiva, para atraer al cliente de manera mucho menos dolorosa, con eso nos referimos a que las personas suelen estar a la defensiva cuando se dan cuenta que intentamos venderles algo, por eso es mejor generar en ellos curiosidad y hacer más cercano todo el proceso.

Las marcas que logran enganchar a los clientes con los diferentes tipos de marketing emocional que utilizan, logran el objetivo último de esta clase de estrategias. Los encargados del marketing deben entender que las emociones negativas, como el dolor, el desagrado o la tristeza, serán las encargadas de alejar al comprador y estas aparecen cuando no se tiene una buena forma de entrar. El buen marketing debe inspirar y acercar.

Experiencias

Si quieres crear lazos fuertes y duraderos con tus clientes, todo lo que debes hacer es utilizar experiencias. Esta son estimulaciones de los sentidos y debes aprender a manejarlas para llegar a tu objetivo ¿Qué sienten tus clientes cuando se relacionan con tu marca? Esta es una pregunta fundamental para tu campañas de marketing emocional, pues te dará la puerta de entrada a una forma mucho más certera de vender tu producto.

Recuerda que al principio dijimos que somos seres que nos manejamos mediante las emociones, eso quiere decir que las experiencias que vivimos cuando interactuamos con una marca supondrán una forma efectiva de conectar con la marca y de fidelizar, en el caso de las empresas, con los clientes. Cada campaña de marketing emocional debe ir centrada a generar este tipo de experiencias; llegar al corazón de la persona es la meta.

Conclusiones

El marketing emocional no es solo una estrategia, es una forma de ver el mundo de los negocios, una manera en que podemos acercarnos y crear relaciones que perduren en el tiempo, beneficiando, de esa manera, al consumidor y a nuestra empresa. Define, antes que todo, los valores de tu marca, luego ponlos en todas las comunicaciones que presentarás a tus usuarios, verás que en poco tiempo dichos valores diferenciarán tu marca del resto.

De igual forma, te ayudará ser lo más original posible. En un mundo donde parece que todo se ha visto, y donde las personas están saturadas de información, ser la luz en la oscuridad, dar nuestro mensaje de manera única, será la forma más certera de llegar a los clientes. Recuerda esto, no hagas lo mismo, de nada te servirá copiar pues puede llegar a ser contraproducente de cara al público.

Por último, las experiencias que tu marca creen en las personas harán que las estrategias de marketing emocional sean todo un éxito. Busca inspirar, emocionar, procura que las personas sean mejor una vez se topen con tu marca. En eso se basa el marketing de emociones, en llegar a lo profundo de las personas. Así, estarás en sus mejores recuerdo y no saldrás nunca de su mente.

Si este artículo te ha sido de utilidad, valora con 5 estrellas


Artículos relacionados

Jorge Villegas

Jorge Villegas

Jorge Villegas González, Apasionado por el Marketing Digital y la creatividad aplicada al Marketing. Postgrado en Marketing Digital, Social Media & Community y Manager. Redacción de contenidos y consultoría SEO en el departamento de Marketing de InnovaDeluxe.

© IDX Engine by Innovadeluxe Diseño y Desarrollo Web, S.L. Todos los derechos reservados