Marketing de Contenidos: qué es y cómo aplicarlo en un proyecto SEO

Tradicionalmente, el marketing se ha enfocado en la marca y el producto o servicio con el objetivo de maximizar las ventas en el menor tiempo posible. Este enfoque, sin embargo, con los años y el desarrollo de los medios digitales ha cedido terreno al marketing de contenidos, enfocado en el consumidor. Y actualmente ambos conviven en el corazón de la mayoría de las empresas exitosas para conseguir mejores resultados.

¿Pero qué es marketing de contenidos y cuáles son sus principios? ¿Por qué y cómo desplegar una campaña de contenidos? ¿Cuáles técnicas son las más efectivas? ¿Y de qué ejemplos de marketing de contenidos podemos aprender? A estas y otras interrogantes daré respuesta a continuación.

¿Qué es marketing de contenidos?


El marketing de contenidos es uno de los 3 pilares del inbound marketing, también llamado marketing de atracción.

Como de seguro ya sabes, el inbound marketing engloba todas aquellas técnicas diseñadas para atraer clientes potenciales mediante la difusión de contenidos interesante para el público objetivo. Es decir, la información brindada no está ni tiene que estar relacionada con los productos y/o servicios, ni con la marca como tal. Al menos no directamente.

 

Misión del marketing de contenidos

Dentro del inbound marketing, el marketing de contenidos tiene por misión crear, publicar y compartir contenidos al buyer persona. Así de simple. Pero dicha misión entraña un complejo trabajo que implica 2 cosas:

  1. Establecer claramente el buyer persona: gustos, preferencias, intereses, etc.
  2. Determinar los canales más efectivos para difundir el contenido:
  • blogs
  • redes sociales
  • correo electrónico
  • revistas online
  • páginas informativas
  • etc.

Definir el tipo de información y en qué formato será difundida:

  • artículos y publicaciones
  • newsletters
  • e-books
  • podcasts
  • whitepapers
  • infografías
  • webinars
  • videos
  • reportes
  • otros.

Características

que es el marketing de contenidos
Como parte del inbound marketing y a diferencia del outbound marketing o marketing tradicional, una de la principales características del marketing de contenidos es que evita interrumpir e invadir el espacio del consumidor. La meta es atraer a los consumidores y brindarles ayuda, no repelerlos con ataques agresivos de publicidad.

Otra característica del marketing de contenidos, resulta la bidireccionalidad de la comunicación. A diferencia de la publicidad tradicional, que es de marca a público, tenemos una interacción entre una y otro. Uno de los más obvios ejemplos de marketing de contenido es el de las redes sociales y blogs. En estos canales, los usuarios pueden no solo dejar comentarios y reaccionar al contenido publicado, sino chatear directamente con miembros de la compañía.

 

¿Por qué y cómo desplegar una campaña de contenidos?

Aunque el marketing de contenidos no conduce directamente a la venta, tiene el poder de atraer clientes y fidelizarlos. Una marca que despliegue campañas de contenido exitosas no solo adquiere clientes nuevos con mayor rapidez, sino que su relación con estos es más satisfactoria y permanece por más tiempo.

Y es que, si se lleva a cabo correctamente, el marketing de contenido puede establecer una verdadera amistad entre la marca y el cliente. El cliente, además de sentirse a gusto con la marca, encuentra en ella una solución a muchos de sus problemas más apremiantes.

Ahora bien, para desplegar una campaña de contenidos, lo primero es marcar unos objetivos precisos y realistas. Aumentar la clientela y fidelizarla no es un objetivo lo suficiente definido. En cambio sí lo son, por ejemplo, aspirar a un aumento de las ventas, captar más leads, generar un mayor tráfico al sitio web u obtener un cifra superior de contactos cualificados de marketing.

¿En qué medida? Eso dependerá de la condición actual de tu empresa en relación con el público, la competencia, etc. Lo mejor es establecer pequeños objetivos en escalera. Es decir que, una vez cumplidos, puedas proponerte logros un tanto superiores. De esa manera, el riesgo a fracasar es menor que si te propones grandes aspiraciones a la primera.

Pero lo anterior no es posible sin realizar un estudio apropiado del mercado y la competencia. Dicho estudio ha de guiarse por ciertas preguntas claves que arrojarán una mayor claridad sobre tu situación actual. Por ejemplo:

¿Qué te distingue de tus competidores?

¿En qué aspectos eres mejor o peor que la competencia?

¿Qué puedes mejorar para estar a la altura de tu buyer persona?

¿Cuáles oportunidades te ofrece el mercado para escalar en ciertos nichos específicos?

Otras similares.

A partir de ahí puedes diseñar una matriz DAFO que te ayude a analizar cuáles son tus fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades. Sobre estas últimas, te sería de mucho valor preguntarte sobre las necesidades insatisfechas de tu público objetivo. O sea qué necesitan y qué puedes hacer para ayudarlos, desmarcándote siempre de la competencia.

En función de ello, ya puedes trabajar sobre la elaboración de tu mensaje. Es decir lo que quieres transmitirle a tu buyer persona. Esta es la parte más importante porque implica definir el lenguaje que usarás, los tópicos, las frases de enganche, el formato, los canales de difusión, etc. Fabricar un mensaje eficiente que toque la sensibilidad de tu buyer persona y produzca en él suficiente interés requiere de mucho ingenio y originalidad.

Indudablemente, una vez hayas comenzado el trabajo de campo, deberás apoyar tus acciones con técnicas de SEO/SEM para obtener una mayor visibilidad en buscadores. Mientras mayor sea tu visibilidad, mayor las oportunidades de atracción y conversión. El contenido siempre debe ser de la mejor calidad y estar disponible en la mayor cantidad posible de formatos.

A ello, como es lógico, debes sumarle el análisis constante de los indicadores claves de desempeño (KPI) y el uso de las mejores herramientas para obtener datos y conclusiones acertadas.

Además, tienes que trabajar continuamente en la comunicación con los subscriptores, en mejorar los mensajes para que sean más efectivos y en brindar incentivos cada vez más atractivos. Tu estrategia de marketing de contenidos será como un satélite cuya órbita debes ajustar todo el tiempo para que no caiga de vuelta a la Tierra.

 

5 consejos para un marketing de contenidos efectivo

marketing contenidos
A continuación, te brindo algunos

  1. Céntrate en el consumidor. Nunca está de más repetir que el marketing de contenidos está enfocado en la persona y no en la marca y sus productos o servicios. Por tanta, trata de hablar de estos últimos lo menos que puedas, nada más que lo indispensable. Ello no quita, por supuesto, una mención ocasional que invite o sugestiones al consumidor a la compra.
  2. Relevancia del contenido. Esto es vital. El contenido que generes debe ser de suma utilidad e interés para el segmento del público al cual va dirigido. De hecho, debes trabajar en convertirte en un gurú de los tópicos que manejas, de modo que la gente acuda una y otra vez a tu blog, portal web, página de redes sociales, etc., para obtener la información que necesita.
  3. Apuesta por la emoción. Puedes publicar los mejores artículos, podcast, tutoriales, etc., sobre un tema dado, que si no logras conectar con el consumidor, no obtendrás resultados. Por eso, tan importante como el contenido es la forma. ¿De qué manera puedes generar emociones en tu público? Esa es la principal pregunta que te debes hacer.
  4. Coherencia. Un aspecto vital de tu estrategia de marketing de contenido es la coherencia entre tu imagen de marca, sus valores y principios, los objetivos del negocio y el contenido que difundes. Por ejemplo, si tu marca proyecta seriedad y profesionalismo, ¿por qué tener una página de memes cómicos en Facebook? Es cierto que puede atraer muchas más personas, ¿pero coinciden con tu buyer persona?
  5. Creatividad. Un factor clave para atraer clientes es desmarcarse. Es decir que el público debe tenerte en una posición especial y no como uno más de la competencia. Para ello, tus mensajes deben ser lo más originales posible en cuanto

 

Ejemplos de marketing de contenidos

  • De seguro habrás oído hablar sobre Coca-Cola Journey, la revista digital de la gigante Coca-Cola. En este e-magazine se publica toda clase de contenidos acerca de la empresa, su historia y sus valores. Una excelente manera de acercar al público a la marca.
  • Leroy Merlin cuenta con una impresionante comunidad online que funciona como una verdadera red social. En ella, los amantes del bricolaje, la decoración, la jardinería y la construcción comparten sus dudas e inquietudes con los profesionales de la empresa y entre ellos mismos. Además, la marca alienta a los consumidores a terminar sus proyectos y los puntúa, a modo de recompensa, por su actividad en la comunidad.
  • La palabra Mailchimp no es muy fácil de pronunciar que digamos, ni siquiera para las personas de habla inglesa. Pero la compañía vio, en esa dificultad, una oportunidad de divertir a su público y, de paso, ayudar a las personas a pronunciar bien el nombre. Para ello diseñó una landing page en que explicaba diversas formas de pronunciar Mailchimp. Por ejemplo, MaleCrimp (hombre rizado), MailShrimp (correo camarón) o FailChips (patatas falsas).
  • RedBull es quizás el ejemplo más impresionante de los que hemos puesto. Si fuera una persona en vez, diríamos que es de las que se nota su carácter y sus fuertes valores a primera vista. Y, en efecto, no se lo piensa dos veces antes de mostrar al mundo su amor por los desafíos en las redes sociales, colgando videos donde aparecen personas yendo al límite de sus capacidades: desde carreras de Fórmula 1 sobre la nieve hasta un salto al vacío desde la estratósfera.

Si este artículo te ha sido de utilidad, valora con 5 estrellas


Artículos relacionados

Nelson Ochagavía

Nelson Ochagavía

Redactor de contenidos SEO en IDX Engine. Me apasionan las tecnologías, el Marketing y el e-commerce y te lo cuento todo en este blog.

© IDX Engine by Innovadeluxe Diseño y Desarrollo Web, S.L. Todos los derechos reservados